byunchampFoto por: @ESLPad

“No hay un gen para el destino.”

Detrás de esa felicidad había mucho por contar, más historias tristes que felices, más arrepentimientos que otra cosa. ByuN no era un jugador nuevo en la escena, había pasado por mucho desde sus inicios allá por el 2010 cuando aún era solo un jugador que prometía mucho. Durante esos primeros años tuvo momentos de brillantes que auguraban un gran futuro, victorias que invitaban a soñar en un futuro lleno de gloria. Pero de un momento a otro todo se apagó, las estrellas de aquellos días que empezaban a reconocer a uno de los suyos se apagaron y todos pensamos que no volverían a brillar.

Luego de esas dos semifinales en GSL, el brillo de ByuN pareció haber llegado a su máximo y ahora solo había que esperar que menguara hasta apagarse, y tal vez eso ya había sucedido. En esa oscuridad Byun Hyun Woo desapareció y mientras esto ocurría más malas noticias lo rodeaban. Su equipo, PRIME, se vio envuelto en arreglo de partidas, su entrenador y otros jugadores fueron hallados culpables. Nada pudo predecir lo que sucedería años después.

“Byun Hyun Woo no fue hecho para estar un escalón abajo en el podio.”

Aquella noche en  Children’s Grand Park, Seul, Corea del Sur, Byun “Byun” Hyun Woo recibió el primer llamado. Aquella noche frente a todas las personas que se habían acercado a verlo, ByuN vio a hacia la oscuridad de la noche donde las estrellas brillaban llamándolo. El Terran no podía abandonar a todas las personas que habían ido a verlo jugar la final de GSL, a apoyarlo, a gritar su nombre. Él se quedó al lado de sus seguidores, conversando con ellos, riendo con ellos, celebrando con ellos. Arriba, en el cielo de esa fría noche, las estrellas seguían llamándolo, él las dejó esperando.

Foto por: @kenzi

ByuN no solo había alcanzado algo que nadie más había logrado antes, en el proceso había derrotado a los fantasmas que lo habían acechado por mucho tiempo. Tal vez fue el destino que quiso que se enfrentara nuevamente a Seed, jugador que lo eliminó de una semifinal de GSL, en esta temporada, seis años después. ¿Podría ByuN dejar el pasado atrás junto con todos sus temores? Derrotar a Seed no fue solo una victoria en el juego, fue una victoria personal, era un momento que marcaría un antes y un después en su carrera. Esta victoria terminó por despertar a las estrellas que habían empezado a brillar en el 2010 y que de manera abrupta se habían apagado, y ahora tomarían esta oportunidad y brillarían como nunca antes, o tal vez eso pareció en un inicio.

Pero algo brilla con más intensidad cuando está a punto de apagarse, y eso pareció suceder luego de su presentación en Cross Finals y KeSPA Cup. ByuN, quien era uno de los mejores, no logró repetir aquella historia de éxito, los murmullos se empezaron a escuchar y algunos dudamos, pero no él. En su habitación y solo acompañado por su cachorro, ByuN nunca se detuvo. El ejército de un solo hombre seguía su marcha.

Foto: @esportstarcraft

Mientras las estrellas de Corea lo seguían esperando, ByuN viajó a Estados Unidos, a otro cielo, a hacer historia. Esas casi dos semanas que estuvo allá fueron suficientes para dejar su huella, pero no fue fácil. El Terran se vio sorprendido por la habilidad de sus rivales y su orgullo fue herido, pero fue en ese momento que mostró cuanto había crecido. Luego de una inesperada derrota contra el alemán ShoWTimE, una rajadura en la armadura invencible de ByuN pareció abrirse, lo suficiente para que su próximo rival saque provecho. Pero él dejaría de lado se orgullo y le pediría a ese mismo jugador que lo acababa de vencer que lo ayudara. Su siguiente rival nunca estuvo cerca de hacerle daño, y no hay dudas que ese entrenamiento sirvió.

¿Quieres saber cómo lo hice? Así es como lo hice, Dark: Nunca guarde nada para la defensa.

Durante el segundo día de BlizzCon, el torneo se redujo a esperar que Dark llegue a la final y si ByuN podría estar a la altura de su cartel de favorito, y ambas cosas sucedieron. Los dos mejores jugadores se encontraron en la final, los dos mejores representantes de sus respectivas razas estaban frente a frente. Uno alcanzaría la gloria, el otro no. Uno sería enfocado riendo y alzando el trofeo, mientras que el otro seria dejado solo en su cabina lamentándose. Porque solo puede haber un ganador.

Y así como la mayoría tenía en ByuN a su favorito, el destino también pareció haberlo escogido. Bajo el techo del escenario de BlizzCon, ByuN salió vencedor y las luces emularon lo que las estrellas del cielo hicieron en Seúl semanas atrás, brillaron, y lo hicieron enfocándose en él. Pero lo que más brilló fue la sonrisa de ByuN, fue su alegría, tan evidente en su rostro, en sus gestos. Todos sus sentimientos, todos sus arrepentimientos y tristezas, todo lo que se había acumulado durante esos seis años de carrera sirvieron para llevarlo hasta donde estaba parado, y vaya que valió la pena.

Al final, al momento de la celebración, ByuN dejó de lado el pesado trofeo y las poses para los camarógrafos.  Y como aquel joven que sueña con la gloria y no olvida de donde vino, agradeció a todas las personas que se hicieron presentes, a todos los que lo apoyaron, a todos los que estuvieron a su lado, mientras el trofeo, a su espalda, se encontraba esperándolo.

Foto por: @ESLPad

Ese día ByuN alcanzó las estrellas, pero no fueron solo las de aquella noche en Children’s Grand Park en Seúl, o las de esa noche en Anaheim. Fueron las que durante seis años desearon verlo crecer, que menguaron con su dolor pero siguieron presentes para verlo regresar. Y también fueron las estrellas que se encontraban en la tierra en forma del público, de los seguidores y fanáticos que en aquellas oportunidades le dieron su cariño y apoyo sin importar donde estuvieran.

ByuN respondió el llamado de todos ellos y al final se unieron entre abrazos y risas que terminaron brillando más fuerte que cualquier otra estrella.

Foto: @starcraft

Por supuesto, dicen que cada átomo de nuestros cuerpos fueron alguna vez parte de las estrellas. Tal vez no me estoy yendo… tal vez estoy regresado a casa.

Autor: @CallMeTopin