El camino que nos toca recorrer como región resulta difícil y peor aún si miramos a los lados y vemos como las otras regiones tienen sus caminos ya bien definidos y nos sacan muchos cuerpos de ventaja. A diferencia de ellos, el camino que recorremos es hasta cierto punto inexplorado y con más peligros que los del resto pero eso no debe ser razón para desmotivarnos y rendirnos. Sí, tal vez no tengamos el apoyo de la sociedad, o de las empresas, o de la comunidad o cuantas otras cosas quieran mencionar, pero seguimos acá, y en DreamHack Francia Cham nos dio motivos para seguir creyendo.

Cham logró lo que muchos queríamos pero no imaginábamos, logró sacarse de encima ese estigma que significa venir de una región como latinoamerica, demostró que sí es posible competir en el más alto nivel. Que con mucho esfuerzo y dedicación se pueden lograr resultados. Que la diferencia de practica y habilidad puede ser emparejada por la planificación. Sí, Cham dio un gran paso hacia adelante en un camino que habían pavimentado primero Major y luego Kelazhur. En este largo camino que tiene nuestra región existen jugadores que pueden ponerse al frente y explorar rutas desconocidas. No nos queda mas que agradecer este tipo de actuaciones y felicitarlo por habernos puesto en el mapa y que con cada temporada que pasa se da un paso hacia adelante.

Estas felicitaciones no solo deben ser para Cham, Kelazhur o Major, sino para todos los jugadores de nuestra comunidad que siguen compitiendo y que siguen disfrutando el juego. Jugadores como JimRising, Byrada, Smile, Pacomike, Erik por mencionar algunos y a todo el resto que torneo tras torneo se hace presente y eleva su nivel y el de la competencia tras cada temporada. Felicitaciones también a los casters y organizadores de torneos, que están siempre creando contenido y dando su tiempo y esfuerzo para que todos disfrutemos de ver lo que más nos gusta.

Por último, sí, el camino que queda por recorrer es largo pero estos primeros pasos dados nos muestran que ya dejó de ser una ilusión, que es muy real y que todo es posible, que no importa cuan lejos parezca estar el objetivo, es posible estirar las manos y acercarse a él, y quien sabe, tal vez más adelante alguno de nosotros llegue a sujetarlo fuertemente. Aún es muy pronto, pero cada día que pasa creo más.