byunByun “Byun” Hyun Woo celebra después de su victoria. Atrás de su camiseta se lee, “LOVE ME. Forever or never.” Foto por: Kenzi/Fomos.

Tyler Erzberger
ESPN Esports

El hombre más interesante de los esports no está camino al World Championship de Leagues of Legends 2016 o le está disparando a enemigos desde lejos en el favorito de siempre Counter-Strike: Global Offensive. En vez de eso, está en el escenario de Children’s Grand Park en Seoul, Corea del Sur, con una expresión perpleja en su cara mientras mira la increíble cantidad de fans reunidos frente a él. Se reunieron, para su sincera sorpresa, para alentarlo.

Byun “Byun” Hyun Woo no destacaría entre la gente incluso si pasaras a su lado. Él no tiene esa aura de superestrella que otros talentos de elite tienen, como el jugador de League Lee “Faker” Sang-hyeok. Sin embargo, Byun encajaría en cualquier grupo de amigos nerds que hayas tenido en tu vida; peculiar y algo raro, con una sombra de bigote sobre su sonriente y relajado rostro. En frente del público reunido en Children’s Grand Park, sin embargo, Byun fue un héroe, una figura de culto para los constantemente olvidados o pasados por alto en la ultra competitiva Corea del Sur.

Byun logró llegar a las finales de Global StarCraft II League, el más grande y prestigioso torneo de StarCraft II que ha estado realizándose desde finales del 2010 en Corea del Sur. Su oponente, Kim “sOs” Yoo Jin, fue dos veces campeón mundial los años 2013 y 2015. sOs, debido a su largo éxito, torneos de alto prestigio, ha acumulado más de $460,000 en su carrera como jugador. En contraste, Byun, que jugó en la primera GSL en el 2010, solo ha ganado algo más de $40,000 desde el inicio de su carrera como jugador profesional hasta el inicio de este año.

Para entender mejor por qué Byun era el “underdog” (jugador que no se espera que gane), explicaremos la situación actual de sOs. El equipo de sOs, Jin Air Green Wings, es el mejor equipo de StarCraft II del mundo. Recientemente ganaron su primer título de SC2 Proleague, la cumbre para cualquier equipo profesional en Corea del Sur, destruyendo a KT Rolster por 4 a 0 a inicios de este mes; y sOs logró la victoria final para traer a casa el trofeo. Él es un campeón mundial en torneos individuales, un campeón mundial en torneos por equipo y uno de los más astutos (y ricos) jugadores del juego.  También tiene todo el poderío de los entrenadores y staff de jugadores detrás de él para entrenar, que es una significativa cantidad de apoyo.

El equipo al que pertenece Byun se lee claramente en su camiseta –esperen- no hay nada más que un logo genérico de GSL. No tiene equipo. Por primera vez en 17 años de historia de StarCraft competitivo en Corea del Sur (empezando desde la primera versión de StarCraft hasta StarCraft II), la Meca, el inicio y el fin de los esports, un jugador ha llegado a la cima de la montaña sin un ejército detrás de él. Mientras practicaba con unos pocos jugadores, mayormente formado por extranjeros de otros países, jugadores retirados o algunos compañeros sin equipo, la diferencia de apoyo entre Byun y sOs era considerable. Por un lado tenemos la tradicional, bien aceitada estructura de los equipos profesionales de Corea del Sur con entrenadores que no solo están involucrados con estrategias dentro del juego, sino que también se aseguran que la mentalidad del jugador sea óptima. Del lado de Byun, tienes a un jugador de 23 años preparándose solo en su habitación, navegando a través del ladder para obtener el necesario entrenamiento, con ayuda de sus amigos en la escena cuando lo necesitara. Sus muñecas nos muestran lo intenso de su entrenamiento: un callo grotesco está listo para explotar en cualquier momento.

En frente al público reunido en Children’s Grand Park, sin embargo, Byun fue un héroe, una figura de culto para los constantemente olvidados o pasados por alto en la ultra competitiva Corea del Sur.

 

Desde inicios del 2010 la carrera de Byun ha sido un remolino de historias, que van desde peculiares hasta oscuramente misteriosas. Cuando tuvo su primer recorrido profundo en GSL, en el 2011, su equipo en ese entonces, Zenex, le prometió al joven Byun un cachorro que podría criar como si fuera suyo si llegaba a las semifinales del torneo. Con este incentivo extra, Byun logró la meta y adoptó un, wow que increíblemente lindo cachorro, que incluso trajo a unos de los encuentros de la liga. La primera vez que Byun trajo su cachorro a sentarse con él y el resto del equipo, salió corriendo del estudio para que pueda ir al baño.

Aparte de su segunda semifinal de GSL en el 2012, donde colapsó en su mejor oportunidad de llegar a una final, eso fue lo mejor de su carrera, hasta este último sábado. Después de jugar un poco en ligas individuales para su anterior equipo, Prime, en el 2011-12, Byun simplemente desapareció un día de la escena competitiva. Y por desaparecer, no me refiero a que se retiró como jugador profesional y buscó un trabajo nuevo. Me refiero a que simplemente desapareció de la escena, sin nadie que supiera a donde realmente fue. Algunas veces aparecía en uno o dos torneos en línea y los rumores empezaban a decir que se estaba preparando para hacer su retorno, destruyendo a jugadores elite en el ladder. Pero al final del túnel, Byun evitaba las posibilidades de reaparecer en un escenario principal una y otra vez.

La gente bromeaba que estaba detenido en la “Cárcel de KeSPA”, la mítica prisión donde Korean eSports Association, la organización que rige los esports en Corea del Sur, castiga a los jugadores que no encajan en sus inmaculados ideales. Otros especulaban que tenía un desorden de ansiedad que lo mantenía lejos de volver a aparecer en eventos en vivo. Entre todo, la desaparición de Byun duró desde finales del 2013 hasta la mitad del 2015, justo antes del lanzamiento de la más nueva y última expansión del juego  Legacy of the Void.

Un retorno poco convencional

Byun celebra su victoria besando el trofeo. Foto por: Kenzi/Fomos.

Al estilo de Byun, su retorno al mundo de los profesionales fue cualquier cosa menos normal. Seguido de una pequeña demostración en la beta de LotV donde se hizo de un nombre como una monstruo en línea, firmó por X-Team, un equipo de China. Jugó con ellos por tres meses antes de reaparecer en una clasificatoria presencial para StarLeague, la otra liga individual de Corea del Sur. Byun clasificó al torneo, un poco más demacrado, vistiendo una camiseta de manga larga, pero no obstante, clasificó. Habló brevemente de las razones de su desaparición, principalmente centrándose en la mala salud de sus muñecas y falta de confianza.

Los últimos nueve meses han sido una aventura con altos y bajos para Byun. Aunque todavía es uno de los mejores jugadores en torneos en línea, sus resultados en torneos presenciales se reducían mientras más avanzaba. Habló de los nervios jugando en las pequeñas y compactas cabinas en los escenarios en los eventos presenciales, incluso vomitando antes de los juegos. Su rostro parecía adolorido mientras jugaba, con su dañada muñeca soportando las consecuencias de la casi inhumana velocidad de sus movimientos. En mayo de este año dejó X-Team, mencionando una falta de pago por parte del equipo donde era de lejos la superestrella.

Ese fue el momento cuando Byun decidió convertirse en un lobo solitario, abandonando todo lo aprendido de los esports en Corea por casi 20 años. Para ser el mejor en este modelo necesitas un horario. Necesitas entrenadores, necesitas compañeros para practicar todos los aspectos del juego. Necesitas una “team house” (casa donde está todo un equipo entrenando y viviendo) donde practicas desde que te despiertas hasta que duermes, en una habitación pequeña con tu compañero al lado. Byun, poco ortodoxo en cualquier sentido posible, guiado por el cachorro que ganó en una apuesta hecha con su anterior entrenador, no cabía en el molde de KeSPA. No le importaba jugar Proleague, la competencia donde los jugadores invierten la mayor cantidad de esfuerzo en la victoria de su equipo por sobre el suyo. La estricta y meticulosa vida del jugador profesional “ideal” no encajaba con Byun; el caminaba al ritmo de su larguirucho y raro tambor.

“Jugué en algunos torneos de Heart of the Swarm (la segunda expansión), pero no fui capaz de hacerlo bien”, dijo Byun luego de lograr pasar las semifinales por primera vez en la larga odisea que es su carrera. “Cuando Legacy of the Void salió, aunque no tenía confianza, me dije a mí mismo que si continuaba descansando no había forma de que pudiera ganar algo. Pero cuando competí en un “café de internet” por primera vez, sentí que había logrado llegar a un nuevo pico. (Descansar) tuvo un gran efecto.

De fanboy a finalista

Byun sonriendo mientras sostiene su trofeo de GSL. Foto por: Kenzi/Fomos.

Afuera de las pequeñas cabinas que odia, Byun es modesto y poco intimidante para sus futuros rivales. Su personalidad incluso se inclina a la de un fanático, particularmente para uno de sus rivales: Lee “INnoVation” Shin Hyung, un Terran con dos títulos de GSL. Puede seguir y seguir sobre como INnoVation, a diferencia de él, tiene esa “aura de superestrella” que atrae a la gente. INnoVation es completamente diferente a Byun como jugador: frio, calculador y muchas veces comparado con un androide por sus sistemático juego en el campo de batalla. INnoVation juega para el equipo más importante de Corea del Sur, SK Telecom T1, que es un marcado contraste con lo que tiene Byun, nada.

Durante la ceremonia de elección de grupos para esta temporada de GSL en la ronda de 16, el presentador le preguntó a Byun a quién salvaría si Cho “Maru” Seong Ju, un amigo cercano y antiguo compañero de equipo en los días de Prime, e INnoVation se estuvieran ahogando al mismo tiempo y solo pudiera salvar a uno.

“Siempre es INnoVation” respondió, poniendo una mano alrededor de Maru, quien se sentaba debajo de él. “Soy un gran fan de INnoVation, así que lo quiero salvar para poder verlo jugar más.”

Comparaciones de lado, Byun se ha convertido en un genio dentro de las claustrofóbicas cabinas. La velocidad de sus manos y el movimiento de sus unidades no tiene comparación con ningún otro Terran, incluido su ídolo INnoVation. En su encuentro contra sOs, dividió y comandó sus unidades como un maestro conduciendo su orquesta. Entraba y salía de la batalla contra el experimentado sOs, forzando al actual campeón del mundo a cometer pequeños errores en su plan de juego. Pronto, estaba fallando completamente en defender las inacabables tropas que Byun hacía marchar desde su base.

Byun nunca miró atrás. Hizo que sOs se moviera alrededor del mapa con ataques desde todos los ángulos, golpeando en cada oportunidad posible. Mientras que en un lado el ataque de Byun era defendido, otro estaba ocurriendo al otro lado del mapa. sOs, el jugador que se hizo un nombre por estar siempre un paso adelante que sus oponentes, estaba dos pasos atrás. Los comentaristas en inglés Nick “Tasteless” Plott y Dan “Artosis” Stemkoski lo nombraron “el ejército de un solo hombre”.

Los comentaristas en inglés Nick “Tasteless” Plott y Dan “Artosis” Stemkoski lo nombraron “el ejército de un solo hombre”.

 

La escena para el recuerdo de esta final estuvo entre el cuarto y quinto juego de la serie. Abajo por 3 a 1, habiendo perdido tres juegos seguidos, sOs estaba sentado en su cabina mientras que sus compañeros de equipo y entrenador lo rodeaban; lo estaban ayudando a resolver cuál sería la mejor forma de enfrentar el siguiente mapa. En el lado opuesto, Byun se sentaba en silencio y solo, como lo había hecho estos tres últimos años, mirando su teclado y esperando a que el siguiente juego empezara como si fuera un simple juego más en el ladder.

La revolución de Byun

El estilo de infraestructura Corea del Sur no se ha quedado solo en StarCraft; también ha tomado la escena de League of Legends, donde Corea del Sur se ha quedado con los últimos tres Campeonatos Mundiales. Mientras que la región del Oeste intenta descubrir cuál es la mejor forma de entrenamiento para este nuevo “boom” de juegos competitivos, intenta replicar de la mejor forma el sistemático estilo de Corea del Sur que les ha dado tanto éxito. Es la forma en la que se supone debes ganar en el más alto nivel: una maquinaria que te ayuda desde tus muñecas hasta tu mentalidad; un estilo estructurado que se asegura que puedas obtener lo mejor de tus habilidades.

Por 17 años, así es como StarCraft, el fenómeno que tomó Corea del Sur en el 2000, fue ganado.

Byun es el nuevo campeón de GSL 2016 Temporada 2: Code S. Es el primero en llegar a una final de una liga premier Coreana sin equipo. Foto por: ESL/Helena Kristiansson

Byun, desafortunadamente para KeSPA y los puristas, no hace nada de la forma normal. El quinto juego de la final de la GSL fue otro juego unilateral para el jugador sin equipo que terminó llevándose el campeonato. Salió tambaleándose de su cabina, con una sonrisa en su rostro mientras que sus piernas se rendían debajo de él con sus brazos levantados hacia el cielo oscuro de Seúl. El público gritaba en aprobación; los fanáticos no se guardaron su aliento para el múltiple campeón, sino para el otro candidato. Aquel que se desvió del ideal de la cultura de Corea del Sur – unidad por sobre individualismo – fue el héroe, no el villano de la gente. Byun no los decepcionó.

Al final, el vagabundo que desapareció por casi dos años no jugó bajo la mano de un equipo, o entrenador o una estructura establecida. Jugó para sí mismo, jugó para su familia, y jugó para el público que lo apoyó, levantándose mientras aceptaba el trofeo que había soñado sostener desde que se convirtió en un jugador profesional.

Byun es raro, medio tonto, peculiar, enigmático, hilarante y un genio, todo envuelto en una sola persona.

¿Genial? Normalmente no tanto. Eso se lo dejamos a los Faker e  INnoVations del mundo. Aun así, el sábado en la noche, mientras estaba parado frente a un público que escuchaba cada palabra de su entrevista después del juego, los fans ondeaban banderas con su rostro en ausencia de un logo de equipo.

“¿Cualquier cosa que desees decir a tu familia y amigos? El presentador le preguntó a Byun en medio de la celebración.

“Después de perder el primer juego pensé que sería un día muy duro para mí,” empezó Byun, aparentemente preparándose para dar un sentido discurso para sus seres queridos. “Pero soy tan fan de INnoVation y vi la bandera de él que habían colocado atrás. Me dio mucha confianza. Así que gracias, INnoVation.”

La cámara se alejó para mostrar la bandera del jugador Terran de SKT, con los brazos cruzados, luciendo tan confiado como le es posible, colgando atrás del escenario con las palabras “INnoVation está observándote” arriba de su cabeza.

OK, por al menos cinco minutos, Byun fue el hombre más genial en todo Corea del Sur.

Articulo original

Autor original: Tyler Erzberger

Traducción/adaptación: @CallMeTopin